La realidad sobre la presión arterial

0
239

Estás confundido sobre qué tan baja debe ser en realidad tu presión arterial? Eso es comprensible, considerando los muchos titulares que ha generado un importante estudio nuevo.

Dicho estudio, denominado el “Systolic Blood Pressure Intervention Trial” (Ensayo de intervención de presión arterial sistólica, o SPRINT), sugiere que un nivel de presión arterial que es mucho más bajo del que se recomienda actualmente para algunas personas puede reducir considerablemente la insuficiencia cardíaca y las muertes a causa de los problemas cardíacos.

Sin embargo, muchos expertos, incluyendo los nuestros en Consumer Reports Best Buy Drugs, creen que se desconoce si los hallazgos de SPRINT son relevantes para la mayoría de las personas que tienen hipertensión arterial. Eso se debe a que el estudio analizó únicamente un pequeño subconjunto de personas que padecen hipertensión y están en alto riesgo.

Preguntas antiguas, respuestas nuevas

Si te han diagnosticado hipertensión, es importante mantener tu presión arterial en un nivel saludable. La presión arterial descontrolada causa más ataques al corazón y ataques cerebrales en los Estados Unidos que cualquier otra causa. ¿Pero qué tan bajo es suficientemente bajo?

Bajo los lineamientos actuales, el ideal es una presión sistólica (el número más alto) de 120 milímetros de mercurio o menos y una presión diastólica (el número más bajo) de 80 mmHg o menos. Se considera que uno tiene presión arterial alta si la presión sistólica alcanza 140 o la diastólica llega a 90 o la supera. Sin embargo, los expertos han debatido por mucho tiempo si quienes tienen presión arterial alta necesitan bajar sus niveles hasta llegar a los límites ideales o si llegar a un punto debajo del límite de la presión arterial alta es suficiente.

El estudio SPRINT buscó terminar con este debate y, a primera vista, el resultado sugiere que apuntar más abajo es más saludable. Esta es la razón: El ensayo, financiado por el gobierno, incluyó a más de 9,300 personas con presión arterial elevada y un alto riesgo de ataque al corazón. Los participantes recibieron medicamentos para reducir su presión arterial. Aproximadamente la mitad intentó reducir su presión sistólica a 120; la otra mitad se apegó a un objetivo de 140.

El estudio tenía programado durar por 5 años, pero se detuvo luego de poco más de 3 años debido a que los resultados fueron dramáticos. Durante ese período, 65 personas en el grupo que intentaba alcanzar una presión sistólica de 140 murieron y 100 presentaron insuficiencia cardíaca. Entre quienes intentaban alcanzar una presión sistólica de 120, solo 37 murieron y 62 desarrollaron insuficiencia cardíaca, según reportaron los investigadores en la revista New England Journal of Medicine.

El doctor Gary Gibbons, M.D., director del National Heart, Lung and Blood Institute (NHLBI), el principal patrocinador del estudio SPRINT, señaló que los hallazgos cambiarán la forma en la que se trata la presión arterial alta y se salvarán vidas.

Sin embargo, los beneficios vienen acompañados de desventajas considerables. Para poder reducir su presión arterial a 120, las personas que participaron en el estudio tuvieron que tomar en promedio tres medicamentos para la presión arterial. Eso llevo a casi el doble de instancias de efectos secundarios graves incluyendo algunos que requirieron atención de emergencia en el hospital, como insuficiencia renal, presión arterial peligrosamente baja y desequilibrios en los niveles de sodio y potasio en la sangre.

Además, muchas personas tienen problemas para tomar sus medicamentos para la presión arterial consistentemente y una pastilla adicional podría aumentar esas dificultades, según señala el doctor Michael Pignone, M.D., director de medicina interna en la escuela de medicina de la Universidad de North Carolina en Chapel Hill. De hecho, a causa de los efectos secundarios, la necesidad de cortar costos y/u otros factores, hasta la mitad de las personas dejaron de tomar sus medicamentos para la presión arterial alta en menos de un año. “Darle más medicamentos a una persona si no está tomando consistentemente su régimen actual no es una estrategia útil”, opina el doctor Pignone.

¿A quién afecta este estudio?

SPRINT se enfocó en un grupo específico de personas con hipertensión: personas de 50 años de edad en adelante con al menos una enfermedad crónica más, como cardiopatías o enfermedad renal (ambas elevan el riesgo de ataque al corazón y ataque cerebral), y personas de 75 años en adelante. Únicamente 1 de cada 6 personas por presión arterial alta pertenece a uno de estos grupos de alto riesgo.

Si tú perteneces a uno de ellos, el doctor Harlan Krumholz, M.D., cardiólogo de la Universidad de Yale recomienda hablar con tu médico sobre si reducir tu presión arterial sistólica a 120 amerita el riesgo. De lo contrario, añade, es posible que no sea necesario reducir tu objetivo a 120, con base en estos nuevos hallazgos.

Habla con tu médico sobre la posibilidad de realizar cambios importantes a tu estilo de vida que pueden ayudar a reducir tu presión arterial (consulta la sección de “Prueba primero con cambios en tu estilo de vida” más adelante). Estos cambios son particularmente importantes para personas como quienes forman parte del grupo estudiado en SPRINT.

Para el resto de nosotros…

Si no estás en una de las categorías de alto riesgo mencionadas anteriormente, ¿cuáles deben ser tus niveles de presión arterial? Nuestros expertos médicos consideran que 150/90 es un objetivo razonable para la mayoría de las personas entre 60 y 75 años que tienen otros factores de riesgo. Por su parte, para personas menores de 60 años, personas con diabetes y personas menores de 50 años con enfermedad renal crónica, sugirieron un objetivo de 140/90.

Estas cifras se basan en recomendaciones de un panel independiente de expertos convocado por el NHLBI. El panel señaló que alcanzar niveles por debajo de 140/90 puede requerir de medicamentos adicionales para la presión arterial o de dosis altas. Eso incrementa el riesgo de los efectos secundarios antes mencionados y, dependiendo del medicamento, problemas como tos persistente, disfunción eréctil y micción frecuente.

Pero debes estar seguro de cuáles son tus niveles

¿No estás seguro de cuál es el nivel de tu presión arterial? Acude a que te la midan, incluso si crees que está bien. El US Preventive Services Task Force recomienda que todas las personas de 18 años en adelante se hagan exámenes de detección de hipertensión. Tener presión arterial alta generalmente no causa síntomas evidentes, por lo que alrededor de una quinta parte de los adultos en Estados Unidos que tienen este problema no saben que lo tienen.

Sorprendentemente, la manera más precisa de medir tu presión arterial no es en el consultorio de tu médico. Hasta el 30% de las personas reciben un diagnóstico incorrecto de presión arterial alta, a menudo debido a que su presión arterial es normal en casa, pero se eleva en el consultorio médico, quizás debido a la ansiedad. La presión arterial también puede fluctuar dependiendo de factores como la posición en la que se está sentado, que tan llena está la vejiga y la colocación del manguito del tensiómetro.

El método de referencia para medir la presión arterial, conocido como vigilancia ambulatoria,involucra un dispositivo portable y pequeño que registra tu presión arterial en intervalos frecuentes a lo largo de 24 horas. Sin embargo, esa vigilancia, que debe ser recetada por tu médico, no está ampliamente disponible y el seguro puede no cubrir el costo. Una buena alternativa, según el grupo de trabajo, es un monitor casero para la presión arterial. Registra los niveles una vez por la mañana y una vez por la tarde durante una semana.

Prueba primero con cambios en tu estilo de vida

saludable

Si tu nivel sistólico está moderadamente elevado (150 a 160 para personas de 60 años en adelante, 140 a 150 para los demás) y por lo demás tienes un riesgo bajo de cardiopatías, prueba con cambios a tu estilo de vida antes de pensar en medicamentos.

Bajar de peso, hacer más ejercicio, reducir el consumo de sodio, dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol a no más de 2 bebidas (24 onzas o 709 mililitros de cerveza regular, 10 onzas o 295 mililitros de vino, o 3 onzas o 88 mililitros de whiskey de 80 grados) al día para la mayoría de los hombres y no más de 1 bebida al día para las mujeres puede reducir tu presión arterial y en ocasiones te permite reducir la dosis de tu medicina o eliminar la necesidad de tomarla. Piensa en usar medicamentos únicamente si tu presión arterial no ha bajado suficiente luego de seis meses de realizar cambios a tu estilo de vida.

Y si terminas necesitando medicamentos, es importante que sigas manteniendo esos hábitos saludables.

Fuente: La Opinion

Comentarios

comments

Compartir