6 Tip para estimular tu cerebro sin cafeína

0
149

Hay momentos en que la cafeína es genial. Pero no es bueno confiar en ella cada vez que es necesario un impulso mental, y podría tener algunos efectos graves en tu salud y productividad.

La próxima vez que tu cerebro necesite un impulso, en lugar de tomarte un café o una bebida energizante probá una de estos seis consejos. ¡Tal vez te sorprenda lo bien que funcionan!

1- Levantarse

Este es el primer tip en esta lista por una buena razón, es fácil, rápido, gratis, y funciona. Podés pensar que el ejercicio no ayudará si te falta energía, pero salir a caminar o hacer cinco minutos de estiramiento puede hacer maravillas para tu energía mental y agudeza.

Algunos estudios demuestran que estar de pie puede aumentar el flujo sanguíneo en todo el cuerpo (incluyendo el cerebro) en tan sólo unos segundos. El ejercicio voluntario también puede influir para mejorar el aprendizaje y la memoria.

Estar sentado durante largas horas es malo para tu salud, y tomarse el tiempo para moverte un poco ayudará a reducir el riesgo de todo tipo de complicaciones, y además hará que tu cerebro funcione nuevamente. ¡No hay que subestimar el poder de un rápido paseo!

2- Resolver un rompecabezas

A veces, tu cerebro entra en modo bajo consumo si trabajás en la misma tarea durante mucho tiempo, y es necesario sacudir ese hastío. Los acertijos y rompecabezas son excelentes para esto, ya que no distraen tanto como un juego, pero ayudan a pensar en nuevas formas y conseguir que el cerebro tome de nuevo el camino correcto.

Si sos fan de los rompecabezas, podés visitar JigZone.com para un rápido break. Otra opción es BrainBashers.com, con juegos de lógica aleatoria, palabras, y otros tipos de puzzles para completar con un clic o dos.

3- Mejorar la postura

Una mejor postura es buena para la salud, pero también puede ayudar a mantenerte despierto y alerta. También afecta el estado de ánimo, lo que es bueno para ser más feliz (¿y quién no quiere eso?), y controla el estrés. Resulta que sentarse con la espalda recta, en verdad puede hacer una gran diferencia en tu día.

Hacer ejercicios para una buena postura es una buena solución a largo plazo, y se recomienda trabajar en eso en forma regular. Pero sólo cambiando la postura durante unos minutos puede ayudar a despertarte. Esto podría ser debido a que mejora el flujo sanguíneo en determinadas zonas del cuerpo, o simplemente podría ser algo mental. De cualquier manera, funciona.

Así que la próxima vez que te sientas un poco embotado, apoyá los pies en el suelo y sentate bien derecho durante unos minutos (o más). ¡Podría sorprenderte la diferencia que se logra!

4 – Leer algo interesante

Esto puede o no puede funcionar, dependiendo de lo entiendas por interesante. A veces sólo se necesita algo atractivo para sacar al cerebro de su rutina. Hay todo tipo de cosas interesantes para leer online si sabés dónde buscar.

Simplemente asegurate de que no te abstraigas demasiado con estas cosas, ¡o que no consigas volver al trabajo! Ponete una alarma o utilizá algún otro sistema para asegurarte de que leas lo suficiente para que tu cerebro funcione de nuevo.

5 – Escuchar la música adecuada

Si te sentís un poco lento, poner un poco de música puede ayudar mucho. Si conocés el mejor tipo de música para aumentar tu productividad, es mejor considerar la posibilidad de guardarla para cuando más lo necesites.

Aunque en general se tiende a escuchar música a alto volumen, algunos estudios han demostrado que escuchar música tranquila, especialmente la música clásica, es mejor para beneficiar el proceso creativo, así como el aumento de la secreción de algunos neurotransmisores.

Por supuesto, no todo el mundo se motiva por la misma música. Las investigaciones indican que escuchar música podría ser aún más eficaz si se canta al mismo tiempo. Eso puede no funcionar en la oficina, pero, al menos, ¡repasar mentalmente las letras podría ser beneficioso!

6 – Utilizar un sistema de productividad

Hay una gran cantidad de sistemas de productividad por ahí dando vueltas, pero uno de nuestros favoritos es Pomodoro, en el que se trabaja durante 25 minutos y luego se toma un descanso de cinco. Después de cuatro repeticiones, se toma un descanso más largo.

Uno pensaría que tomar un descanso puede distraerte, pero los investigadores encontraron lo opuesto, y que breves desvíos aumentan significativamente el foco de atención. Al volver al trabajo, estarás más centrado, más atento, y con más capacidad de realizar su trabajo después de un breve descanso.

Fuente: Periodismo.com

Comentarios

comments

Compartir