Actitudes que dañan una relación

0
138

Sabemos que a ninguna persona le gusta discutir con su pareja, pero en ocasiones tratar de que todo sea color rosa puede empeorar la relación y muchas veces una pequeña pelea puede traer beneficios para ambos.

No te decimos que es necesario estar peleando para ser felices, por ello te compartimos algunas actitudes que solemos tener y que deberíamos evitar para mantener una relación sana.

No hagas una tormenta en un vaso de agua.

Las peleas porque dejan sus cosas tiradas, por no recoger sus vasos o platos de la mesa, por no llamarle cuando llega a casa, etc. Estas discusiones inician porque el otro piensa que no está respetando sus deseos, a esto se suma el miedo de que siempre tendrá que aguantar lo mismo y que con el tiempo no será una cosa tirada, serán muchas más.

No saber escuchar

Puede ser muy fácil fingir poner atención y no escuchar lo que tu pareja te dice, esto es uno de esos malos hábitos que pueden causar muchos problemas en la relación.

Descuidarte

No por estar pendiente de tu pareja te vas a descuidar, recuerda que aun estando en una relación sé es autónomo, las mejores relaciones están compuestas por personas que cuidan su salud emocional, física y espiritual.

Evita pelear

Evitar no pelear no quiere decir que es la mejor solución al problema, pues es como esconder debajo de la cama la ropa sucia y algún día la tendrán que sacar.

Como pareja se debe desarrollar una cultura constructiva de conflicto, esto es, decirle a tu pareja que es lo que te incomoda y buscar entre los dos la solución, sin gritar ya que esto empeorará la situación y no podrán tener un diálogo sano.

Las escenas en público.

Cuando tiene que convivir con sus amigos, padres o compañeros de trabajo y uno le reclama algo al otro, la situación se vuelve incómoda para todos y más para quien esta siendo agredido, la mejor solución ante esto es decirle a la pareja: hablamos un momento en privado o dejarlo para otra ocasión cuando se encuentren a solas.

Acusaciones.

No acuses a tu pareja de todas las cosas malas que suceden entre ustedes, las palabras si no las ocupamos adecuadamente pueden ser muy hirientes y traer consigo problemas a futuro.

No siempre se gana.

Cuando se empieza una conversación o pelea no es para que alguno de los dos gane, ni aferrarse a tener siempre la razón, la pareja debe de hablar y llegar a un acuerdo en común, como pareja remar hacia el mismo lado, ya que si cada quien intenta ganar la relación se comenzará a despedazar.

Comentarios

comments

Compartir