ATENTO AL COMPORTAMIENTO DE TUS HIJOS

0
271
ESTO PODRÍA DETERMINAR SI NECESITAN AYUDA PARA ENFOCARSE.

Cuando los niños están en etapa preescolar y escolar, sus maestros o cuidadores podrían notar señales que ameriten considerar si están enfrentando problemas para mantener la atención.
Algunos menores manifiestan esta dificultad cuando a menudo no pueden seguir instrucciones, se les hace difícil completar las tareas o al compartir con otros niños su conducta es extremadamente ansiosa e impulsiva.
“Ahí es donde casi siempre los maestros llaman la atención de los padres”, sostuvo la doctora Delmara Rivera Rivera.
La primera recomendación suele ser realizarle una evaluación psicoeducativa al niño. Sin embargo, cuando están en edad preescolar es muy temprano para dar ese paso. Lo mejor en estos casos es mantenerse monitoreando el comportamiento.

Rivera Rivera, psicóloga especialista en trastornos emocionales y conductuales, aconseja a los padres buscar ayuda profesional para tener herramientas que les ayuden a guiar correctamente al menor.
Cuando hay un problema atención es común que la dinámica familiar se afecte porque los mayores sienten que no importa lo que hagan, el niño no les hace caso o no se comporta como se espera. El menor, por su parte, resiente el trato que le dan y no entiende cómo complacer a sus figuras de autoridad.
De acuerdo a Rivera, ante este escenario es vital que los padres y maestros aprendan a disciplinar a los niños sin dañar su autoestima o perjudicar su proceso de desarrollo. Una destreza que pueden adquirir es identificar los comportamientos que deben ignorar y cuáles necesitan reforzar. Esto evita el desgaste de estar repitiendo regaños. Asimismo, es importante modelar un manejo saludable de las emociones, pues ésta es la manera más efectiva de que los menores aprendan el comportamiento deseado.

Cuando los niños alcanzan los 6 ó 7 años de edad un psicólogo puede realizarles una evaluación psicoeducativa para identificar si existen dificultades específicas de aprendizaje en el área visoespacial, auditiva o de lectoescritura. Típicamente, luego de realizar este tipo de prueba el psicólogo ofrece una serie de recomendaciones para un plazo de dos años. En ocasiones, estas incluyen terapias o consejos para mantener la estructura en el hogar y la escuela, explicó la psicóloga.
Cuando el menor es diagnosticado con déficit de atención puede ser evaluado también por un neurólogo. Este especialista puede recomendar estudios para descartar condiciones que podrían afectar la atención.

Mientras, en algunos casos un psiquiatra puede recomendar a pacientes con déficit de atención medicamentos que ayuden a manejar la condición.
En el caso de los psicólogos, el proceso terapéutico que pueden llevar a cabo tiene la meta de trabajar con el paciente destrezas de autocontrol y regulación emocional.
Rivera explicó que la intervención del psicólogo también abarca el entorno escolar, pues a menudo es necesario solicitar acomodo razonable para el niño.
La doctora y su equipo son los únicos que ofrecen en Puerto Rico la terapia no invasiva Cogmet Working Memory Training. Este programa se realiza a través de ejercicios en la computadora y, de acuerdo a la psicóloga, se ha validado científicamente su efectividad para estimular la memoria a corto plazo y, a consecuencia, otras destrezas tales como la capacidad para resistir las distracciones, autocontrol y aprendizaje.

*
Fuente:Primera Hora

Comentarios

comments

Compartir