Carta abierta a quienes me criticaron por ser madre soltera

0
850

¿Te acuerdas de mí? Soy esa chica que no cumplió las expectativas que tenías sobre mi propia vida cuando decidí tener hijos sola. “¡Cómo se atreve!”, murmuraste desde lejos, ajeno a la situación.

No conoces el dolor físico de un parto o una cesárea, ni el cansancio extremo de noches sin dormir para amamantar cada dos horas, ni las dificultades de encontrar cuidado de confianza para tus bebés mientras te vas a trabajar. Sin embargo, desde toda esa ignorancia, tú sí te atreves a opinar.

Eres ese contacto de Facebook que comparte memes con faltas de ortografía para burlarse de las “Mujeres kbronas”.

El que se ríe de las mamás que encargan a sus hijos e hijas con la abuela (porque es su propia madre en quien encontraron el único apoyo) para trabajar o para ir a un concierto.

¡Cómo se atreve a ganar su propio dinero, a salir de su casa, a divertirse!

Han pasado varios años. Miro hacia atrás y pienso en el dolor que me ocasionaron tus palabras. Era joven, me sentía sola. No tenía las herramientas para comprender que tus críticas, más que destinadas a construir, provenían del miedo que tenías a una mujer que decidió a actuar de forma diferente a la que tú esperabas de todas las mujeres.

De todas las mujeres que son madres. Como si la única maternidad digna fuera aquella que se vive junto a un hombre. Un hombre por el que, dicho sea de paso, nadie pregunta.

A nadie le importa si cumple con la pensión alimenticia o desaparece de la faz de la Tierra. El peso cae sobre mí, sobre todas.

Sin embargo, quiero que sepas que te entiendo. Nunca has estado en mis zapatos y quizá nunca sientas este miedo, ni el dolor, ni la felicidad ni el amor.

Ahora, cuando miro hacia atrás, pienso en las personas que nunca me juzgaron. En quienes me escucharon cuando lo necesitaba y me ayudaron a levantarme. Ellas son las buenas.

También, sobre todo, pienso en la sonrisa de mi hija, en lo inteligente y feliz que es. Después de todo, lo he hecho bien. Y eso es lo único que importa.

Con amor,

Una madre soltera.

Comentarios

comments

Compartir