CHISTES DEL DIA 16 DE FEBRERO

0
699

Llega el maestro a dar clases todo “crudo”, y para no profundizar en la clase

da a los alumnos muchas operaciones de matemáticas,

los deja trabajando y él se pone a dormir,

al poco rato los alumnos terminan la tarea y le gritan:
Maestro, maestro, ¡Las cuentas, las cuentas!
Entonces, éste medio dormido aún, se voltea y les dice:
¡Y quién diablos pidió la cuenta,

que sirvan las otras que yo pago.

un niño le pregunta a su profesor:

¿Cuánto pesa la tierra?   Y el profesor contesta:
Buena pregunta, averígualo y mañana me lo lees.
Al día siguiente el profesor pregunta si alguien lo sabe,

pero ninguno lo ha encontrado y el profesor dice:
Pesa 132.243.299 toneladas.
Y el mismo niño que le hizo la pregunta le responde:
¿Con gente o sin gente?

El profesor de Matemáticas:

Estoy indignado, más del 80% de la clase no pasó el examen.
En eso escucha risas desde la última fila del salón.
¡Si ni siquiera somos tantos.

Resulta que un tipo vuelve a su casa

después de haber estado con su amante

y mientras se estaba arreglando, se ve un terrible rasguño.

Preocupado el tipo entra a la casa y justo ve pasar al gato,

entonces le pega una terrible patada

y el gato sale volando y gritando: ¡Miaaauuuuu!
Entonces, viene la mujer corriendo y le dice:
Pero, querido, ¿Qué pasó?
Nada, este gato que me atacó y me rasguñó.
Sí, mi amor, mátalo, mátalo, que a mí me dejó un terrible chupón en el cuello.

El empleado al jefe de personal:

Vengo a ocupar el puesto del señor que se acaba de ahogar.
Lo siento, llega usted tarde; ya se lo dimos al que lo empujó.

Una bombilla en una fiesta le dice a otra:

– Te noto medio apagada.
Y la otra responde:
– No, es que estoy fundida.

¿En qué se parece una suegra, a una mañana de niebla?

Que en cuanto se va, queda una tarde estupenda

Hay una turbulencia en el avión por lo cual una señora se espanta

y le pregunta a la auxiliar de vuelo:
Señorita, en caso de que caigamos, ¿hay algo que nos detenga?
Y contesta:     Sí, el suelo.

Estan dos señores en un aeropuerto y uno le dice al otro:

Señor, ¿este avión es de carga o de pasajeros?
De carga, le responde.
¿Y qué carga?     Pasajeros.

Una maestra le dijo al estudiante:

¿Por qué no contestaste ni una pregunta si estaban tan fáciles?
Y el estudiante responde,  Pero las respuestas no.

Un señor, antes de morir, le dice a su esposa:

Mi amor, ahí te dejo para que comas el resto de vida que te queda.
Y le dejó una cuchara.

-¿Qué es tu padre?  Es banquero

-Pues debe ganar mucho dinero.
No creas, el negocio de los bancos de madera

no va muy bien este año.

Comentarios

comments

Compartir