CUATRO TIPS PARA NO VOLVER A SUBIR LAS LIBRAS QUE YA BAJASTE

0
115

UN NUEVO ESTUDIO REVELA QUE NECESITAS UN PLAN DE SEGUIMIENTO AL FINALIZAR LA DIETA

Como todas las personas que alguna vez han estado a dieta saben, bajar algunas libras es la parte más fácil, relativamente hablando. Es mantener la pérdida de peso lo que es más difícil.

“Bajar de peso reduce tu metabolismo un poco”, dice Corrine I. Voils, Ph.D., profesora de cirugía en la Universidad de Wisconsin-Madison, “y después de eso, las personas dejan de involucrarse en conductas para mantener el peso, como pesarse con regularidad”.

Ahora un nuevo estudio realizado por Volis y sus colegas publicado en Annals of Internal Medicine muestra que tener un plan establecido para después de bajar de peso puede ser la clave para el éxito a largo plazo.

A aproximadamente 220 hombres y mujeres obesos que habían bajado un promedio de 16 libras en un programa de pérdida de peso de 16 semanas se les asignó que, ya sea, a que recibieran llamadas telefónicas de seguimiento regulares de parte de dietistas durante aproximadamente un año o a que no tuvieran contacto alguno con profesionales.

El propósito de las llamadas era proporcionar apoyo individualizado para ayudar a los participantes a perfeccionar y practicar estrategias para ayudarlos a conservar la pérdida de peso. Al final de las 56 semanas, el grupo que recibió apoyo recuperó aproximadamente 1½ lbs. en promedio, mientras el otro grupo recuperó aproximadamente 5 libras.

¿Qué estrategias has usado para conservar la pérdida de peso?
Durante cada llamada, la conversación se centró en 4 estrategias para mantener la pérdida de peso. Estas incluían recordar las buenas cosas que han ocurrido como resultado de la pérdida de peso; establecer un programa para pesarse y cumplirlo; hacer un plan para enfrentar situaciones que puedan desencadenar viejos hábitos; e identificar familiares y amigos que puedan ofrecer apoyo, y determinar lo que pueden hacer que sería lo más útil.

“Bajar de peso y conservar el peso son procesos diferentes”, dice James O. Hill, Ph.D., director del Centro de Nutrición Humana en la Universidad de Colorado, quien no participó en el estudio. “El aporte importante de este estudio es que, en lugar de centrar nuestros esfuerzos en bajar de peso, tenemos que tratar de entender mejor cómo ayudar a las personas a conservar el peso luego de bajarlo”.

Mantenimiento de la pérdida de peso “hazlo tú mismo”
“Este estudio muestra que tienes que mantener tu enfoque en tu cuerpo y tu comportamiento incluso cuando ya no estés haciendo dieta”, dice Martica Heaner, Ph.D., profesora asociada adjunta de nutrición en Hunter College en New York City, quien no participó en el estudio. “Hacerte responsable y desarrollar nuevas conductas saludables son la clave para un éxito duradero”.

Voils dice “nuestro estudio no nos permitió determinar qué componente fue el más efectivo. Y es posible que no haya una solución mágica”.

Sin embargo, ella menciona que ya sea que hayas bajado 10 o 100 libras, puedes probar en ti algunas de las estrategias que se probaron en este estudio en lugar de optar por un programa de apoyo formal:

Pésate con frecuencia y usa notas adhesivas o alertas en el calendario para recordarte que tienes que pesarte subiéndote a la balanza.

Establece un peso de advertencia. Si la balanza aumenta más de algunas libras, en el estudio se usaron 3 libras, examina qué puede haber cambiado en tus hábitos. Soluciona esos cambios o regresa a las estrategias que usaste para bajar de peso en primer lugar.

Conoce tus desencadenantes. Identifica por anticipado cualquier situación, como fiestas o salir a comer, en las que eres propenso a comer en exceso y haz un plan anticipado para reducir tu riesgo.

Pide ayuda. En el estudio, tener una persona de apoyo fue algo importante, pero debido a que el apoyo se ve diferente para cada persona, cuéntales a quienes están a tu alrededor lo que necesitas para ayudarte a mantener el peso que bajaste.

– Sally Wadyka

*
Fuente:Consumer Reports

Comentarios

comments

Compartir