CUMBRE EN WASHINGTON ABORDARÁ LA AMENAZA DEL TERRORISMO NUCLEAR

0
222
EL OBJETIVO ES REDUCIR LAS EXISTENCIAS MUNDIALES DE MATERIAL RADIACTIVO Y ASEGURARLO LO MEJOR POSIBLE.

Washington será a partir de mañana jueves sede de un encuentro cumbre sobre seguridad nuclear con el trasfondo de las amenazas terroristas y el tráfico atómico de fondo, al que asistirán más de 50 jefes de Estado y de Gobierno, así como representantes de organizaciones internacionales invitados por Barack Obama.

El objetivo es reducir las existencias mundiales de material radiactivo y asegurarlo lo mejor posible. Por primera vez, la cumbre también hablará sobre posibilidades para reaccionar a atentados terroristas en ciudades.

Se trata de la cuarta y posiblemente última cumbre de este tipo después de las de 2010 en Washington, 2012 en Seúl y 2014 en La Haya. La seguridad nuclear es una de las principales preocupaciones del presidente Obama, que convocó la cumbre en Praga en 2009, lo que le valió en gran parte del premio Nobel de la Paz ese año.

Preocupaciones

El material nuclear perdido es motivo de preocupación para muchos gobiernos del mundo. De acuerdo con informes de la organización internacional de energía atómica OIEA, desaparece material radiactivo unas 100 veces año en todo el mundo.

Sin embargo, este no siempre sigue estando altamente enriquecido, lo cual es una condición necesaria para la compleja fabricación de una bomba atómica.

“El terrorismo nuclear es una de las mayores amenazas a nuestra seguridad común”, explicó el gobierno estadounidense antes de la cumbre. El viceasesor de Seguridad de Obama, Ben Rhodes, dijo en una conferencia telefónica desde la Casa Blanca que hoy en día es más difícil que nunca para los terroristas acceder a material nuclear.

De hecho, Obama puede anotarse algunos éxitos en la reducción o la retirada completa de material radiactivo en 14 países, como Ucrania o Chile. Desde 2009, según datos oficiales, se aseguraron 3,8 toneladas de material nuclear, que alcanzan para fabricar 150 armas atómicas.

Por otro lado, Washington ve con recelo que Pakistán se esté armando de armas atómicas tácticas más pequeñas, dado que estas son especialmente fáciles de usar, informa el diario The New York Times.

Rusia no participará en la cumbre. Laura Holgate, la principal asesora de Obama para seguridad nuclear, dijo en Washington: “El objetivo de esta cumbre no es acusar a alguien. Queremos establecer qué pasos podemos emprender en conjunto, y seguramente también qué pasos puede emprender cada país”. De todas formas, no se tomarán decisiones vinculantes en Washington.

Un dolor de cabeza para Estados Unidos son los acontecimientos en Bélgica, de acuerdo con el diario The New York Times. Al parecer, hay temor a que la seguridad de sus instalaciones atómicas no sea la suficiente, lo que hace temer un atentado aún peor que los recientes en Bruselas.

El día más fuerte de la cumbre será el viernes y cerrará con una conferencia de prensa de Obama. El jueves habrá numerosos encuentros bilaterales y multilaterales entre las delegaciones, entre otras cosas por Corea del Norte.

Fuente:Diario las Americas

Comentarios

comments

Compartir