DIME CUÁNTO TIEMPO PASAN TUS NIÑOS FRENTE UNA PANTALLA Y TE DIRÉ QUÉ TAN SANOS ESTÁN

0
103

BUENOS CONSEJOS PARA LOS PADRES DE FAMILIA LUEGO DE QUE LOS INVESTIGADORES ENCONTRARON UNA RELACIÓN ENTRE LOS FACTORES DE RIESGO DE SUFRIR DE DIABETES TIPO 2 Y LOS HÁBITOS DE VER UNA PANTALLA Y JUGAR VIDEOJUEGOS

Los niños que pasan mucho tiempo viendo la televisión o jugando videojuegos enfrentan un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Londres y de la Universidad de Glasgow.

Sin embargo, los padres pueden usar una variedad de herramientas para ayudar a que los niños tengan bajo control su tiempo frente a una pantalla.

El estudio, publicado esta semana en la revista Archives of Disease in Childhood, analizó los datos de factores de salud como la grasa corporal en casi 4,500 niños entre las edades de 9 y 10 años. También se les preguntó a los niños acerca de sus hábitos de ver televisión y jugar videojuegos.

El 18% de los jóvenes indicaron que pasaban regularmente más de 3 horas al día frente a un dispositivo electrónico. Estos niños tenían más probabilidades de tener 2 factores de riesgo significativos para la diabetes 2.

En promedio, tenían 11% más resistencia a la insulina y parecían tener más grasa corporal. (Con la resistencia a la insulina, el cuerpo no responde a la hormona insulina de forma adecuada y por lo tanto no puede absorber fácilmente la glucosa de la sangre).

Los datos se recolectaron entre los años 2004 y 2007, el año en que se introdujo el iPhone. En la actualidad, es posible que los niños dediquen aún más tiempo a los dispositivos digitales, según el estudio de la autora principal, Claire Nightingale, Ph.D., una investigadora en estadísticas médicas de la Universidad de Londres. “La relación entre el tiempo dedicado a estar frente a una pantalla y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 se ha demostrado en los adultos”, también en investigaciones anteriores, indica ella.

Lo que los padres de familia deben saber
Los científicos han hecho varios estudios sobre los riesgos de salud que pueden enfrentar las personas debido a la gran cantidad de tiempo que pasan frente a una pantalla.

David Hill, M.D., director del Comité de comunicaciones y medios de la Asociación Estadounidense de Pediatría (American Association of Pediatrics), indica que el principal culpable podría no ser la falta de ejercicio, sino un exceso en el consumo de comida chatarra.

Ver la televisión durante períodos prolongados, “definitivamente parece conducir a una dieta menos sana”, dice. Un estudio publicado en 2013 en la revista Pediatrics (PDF) mostró que mientras más tiempo pasa un niño viendo televisión, más probabilidad tiene de tener un índice de masa corporal (o BMI, por sus siglas en inglés) mayor al promedio, un índice de la grasa corporal que se basa en la altura y el peso.

Algunos factores que pueden contribuir son la gran cantidad de anuncios de comida chatarra junto con el hecho de que los niños comen sin darse cuenta al estar hipnotizados viendo sus dibujos animados favoritos. (El efecto fue menos pronunciado en el caso de los videojuegos).

Para los padres, el primer paso para lograr limitar el tiempo que sus hijos pasan frente a una pantalla es aplicar la versión tecnológica de la regla de oro: Ser modelo de buen comportamiento.

De acuerdo a un reporte de Common Sense Media, una organización no lucrativa que trabaja con temas tecnológicos, muchos padres dan un mal ejemplo. El tiempo promedio que pasan frente a una pantalla es de 9 horas al día, de las cuales solo aproximadamente 90 minutos de este período son dedicados al trabajo productivo.

“Si eres adicto a tu teléfono, no te sorprendas si tus hijos siguen tu ejemplo”, dice Corrina Lawson, editora sénior de GeekMom, un sitio de tecnología y educación de los hijos. “Los niños aprenden de ti”.

A continuación te damos las siguientes sugerencias:

Establece reglas y cúmplelas
La Asociación Estadounidense de Pediatría recomienda establecer límites de las horas al día para los niños; la organización ofrece una calculadora de tiempos promedio para ayudar a los padres a a determinar los límites apropiados, tomando en cuenta la edad del niño, sus hábitos de sueño y otras actividades.

Una vez que logres establecer estos límites, se deben respeta, concuerdan los expertos. “Estoy a favor de establecer reglas estrictas”, dice Kim Moldofsky, editora del sitio web The Maker Mom, el cual motiva el interés en temas STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas). “Una vez que empieces a hacer excepciones, habrá una excepción para esto y otra para lo otro, y pronto la regla ya no servirá para nada”.

Controla los dispositivos
Este consejo clásico sigue siendo tan útil como siempre: mantén las computadoras y consolas de juegos en un área común como una sala familiar. Y a la hora de la comida o un viernes libre de teléfono, obliga a todos, incluso a los adultos, a que pongan sus teléfonos dentro de un cajón o en una caja.

Algunas nuevas tecnologías también pueden ayudar. Los routers como los de Google WiFi y Eero tienen aplicaciones móviles fáciles de usar que puede ayudarte a controlar el tiempo frente a la pantalla. Por ejemplo, puedes pausar rápidamente el acceso al Internet inalámbrico durante la cena o puedes bloquear dispositivos específicos como las tabletas de los niños durante su horario de estudio.

Las aplicaciones móviles Moment y Screen Time no impiden que los niños usen su teléfono inteligente, pero sí registran el tiempo que se usó. A veces, eso es toda la motivación que necesita una persona para usarlo menos, incluso tú. “Incluso los adultos pierden la noción del tiempo”, dice Lawson.

Ofrece alternativas
La mejor forma de reducir el tiempo frente a una pantalla podría ser tan sencillo como ofrecer mejores alternativas. “Yo trato de enfocarme en que los niños se metan de lleno en la vida real tanto como sea posible”, dice Moldofsky.

“Si ves que tus hijos pasan demasiado tiempo frente a la pantalla, una solución a largo plazo es inscribirlos en la liga de fútbol soccer”, dice ella. “A corto plazo, puedes insistir en que el perro necesita salir a caminar”. O jugar un juego de mesa, salir a caminar o jugar a la pelota con sus hijos.

Recuerda también que el enemigo no es necesariamente la pantalla, es el conjunto de hábitos de un teleadicto que se asocia a esta. Una alternativa, dice Lawson, es tratar de que tus hijos se interesen en el popular juego Pokémon Go, en el cual los jugadores deambulan por toda la ciudad recolectando seres virtuales relacionados a lugares reales en el mundo. (Solo asegúrate de que vean por dónde caminan).

“Existen formas creativas de usar una pantalla que no implica estar sentado todo el día”, dijo ella.

– Catherine Roberts y Tercius Bufete

*
Fuente:Consumer Reports

Comentarios

comments

Compartir