DUARTE ACEPTA SER EXTRADITADO A MÉXICO Y SE DICE INOCENTE

0
73
El exgobernador de Veracruz subrayó que ninguno de los documentos de prueba aportados en su contra tiene su nombre o de alguno de sus familiares
Guatemala.- El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa acepta allanarse a la solicitud de extradición pesentada por el gobierno de México para ser puesto a disposición de los tribunales mexicanos y enfrentar las acusaciones de peculado, lavado de dinero, delincuencia organizada y uso de recursos de origen ilícita.
La decisión, dijo, la tomó al considerarse inocente de los delitos federales que se le imputan
Hoy compareció ante el Fiscal de Asuntos Internacionales de Guatemala, donde se le dio lectura general a las acusaciones y 17 documentos de prueba con el que se argumentan las transacciones ilícitas de compra y venta de inmuebles a través de una red de complicidades que se le imputa al exgobernador
Carlos Velasquez, el abogado de defensa dijo que son puramente documentos aportados.
Por su parte, el exfuncionario mexicano dijo que en ninguna de las pruebas aportadas aparecen sus nombres y de ninguno de los familiares.
Subrayó que las pruebas están viciadas de origen pues no es ejidatario, no lo es ni piensa ser ejidatario como lo aclara la solicitud de extradición y presenta como prueba la misma solicitud de extradición.
Duarte de Ochoa llegó custodiado y se le notaba relajado, confiado, sin chaleco antibalas y bromista con los representantes de los medios de comunicación.
Se supo que el acusado estuvo concentrado en el análisis de su expediente y su decisión sería muy personal sobre su extradición, según advirtió su abogado Carlos Velasquez previo a la comparecencia.
Explicó que su estrategia de defensa lleva dos vías, la jurídica y la política, pues el caso tiene un trasfondo político, según declaró en entrevistas previas.
Antes de la comparecencia, Velásquez reiteró una denuncia que reafirmó la semana pasada acerca de que Duarte se considera un perseguido político y de que las acusaciones federales en su contra tienen una connotación política.
Recalcó:
“Como su abogado, no defiendo si (Duarte) es culpable o no por los cargos que se le atribuyen en la justicia federal mexicana. Lo que defiendo es que se cumpla el debido proceso de la extradición. Y si esto es una persecución política, y creemos que sí lo es, entonces la extradición no opera”, según el Tratado de Extradición entre México y Guatemala.
“La connotación política es muy fuerte y seria”, reiteró, aunque se negó a anunciar si el político aceptará o se allanará hoy a ser extraditado a México o, en el caso de que el Tribunal apruebe su extradición en la audiencia que está próxima por iniciarse, dejará abierta las opciones de apelar y acudir a otros recursos que le ofrece la legislación guatemalteca.
La comparecencia se realizó ante el Tribunal Quinto de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, de esta ciudad, donde se ventila el proceso de extradición de Duarte de Ochoa por los supuestos delitos federales de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada, que habría cometido en su gestión como gobernador de Veracruz, de 2010 a 2016.
Prófugo por seis meses, el exgobernador de veracruz fue detenido en la noche del 15 de abril anterior en Panajachel, un poblado del suroccidente de Guatemala. El arresto fue provisional y se registró con fines de extradición a México, a solicitud del gobierno mexicano.
El lunes 3 de julio Javier Duarte de Ochoa se excusó de acudir a una cita judicial en la que el Tribunal Tercero de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, de Guatemala, le entregaría copia de la documentos de la resolución que esa instancia adoptó luego de que el político aceptó el martes anterior ser extraditado a México por seis presuntos delitos estatales en Veracruz.
Argumentó problemas de salud y seguridad.
El abogado guatemalteco Carlos Velásquez, defensor del político, reveló ayer que su cliente sufrió un agravamiento de sus problemas de presión arterial y que debió someterse a un tratamiento con medicinas que le ayuden a reducir su estado de ansiedad.
Como se informó, el pasado martes 27 de junio, y en un trámite paralelo de una petición de extradición de México que se ventiló en el Tribunal Tercero de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, de esta capital, por seis delitos estatales en Veracruz, Duarte aceptó ser extraditado aunque ese acto quedó diferido o aplazado, porque depende del fallo de hoy 4 de julio sobre las acusaciones federales.
FUENTE: EL DEBATE

Comentarios

comments

Compartir