“ESTOY A TU LADO”: EL DESAFÍO DE ACOMPAÑAR A UNA PERSONA MUY ENFERMA

0
94

ES IMPORTANTE SABER QUE, POR MÁS DIFÍCIL QUE SEA LA SITUACIÓN Y POR MÁS TRISTE Y ENOJADO QUE SE ESTÉ, EL DESEO DEL ENFERMO ES FUNDAMENTAL

Acompañar a un amigo o pariente gravemente enfermo exige un gran esfuerzo. La cosa es aún más difícil cuando la persona enferma ya no quiere recibir tratamiento pero uno aún tiene esperanzas asociadas a ello. Pero es importante saber que, por más difícil que sea la situación y por más triste y enojado que se esté, el deseo del enfermo es fundamental.

Los familiares deben intentar contenerse en esos casos. La realidad es que el principal experto en este tipo de situaciones es el enfermo. Sólo él puede decir qué quiere y qué no.

En este tipo de situaciones, puede ser de ayuda para los familiares hablar con los enfermeros del hospital para estar al tanto de las posibilidades de una terapia paliativa que alivie los síntomas. Sin embargo, a veces los enfermos rechazan los tratamientos porque no quieren lidiar con los efectos secundarios como, por ejemplo, de una quimioterapia. La terapia paliativa, en tanto, puede brindar una nueva calidad de vida al enfermo, lo cual también alivia a sus familiares.

Aceptar que una persona cercana ya no quiere vivir puede ser un proceso de meses. Es importante estar atento a qué genera esta situación. ¿Es por fuertes dolores? Quizá se pueden paliar. ¿O es que está en paz con lo vivido y está listo para despedirse?

No es fácil aceptar el deseo del otro, pero siempre ayuda y es un enorme gesto de amor hacia la persona enferma decirle: “Lo que decidas estará bien. Estoy a tu lado”.

*

FUENTE: dpa

Comentarios

comments

Compartir