FAMILIAS INMIGRANTES TEMEN SER SEPARADAS POR LAS REDADAS

0
110

ENCUESTA REVELA QUE LA MITAD DE LOS CALIFORNIANOS TEMEN QUE UN SER QUERIDO SEA DEPORTADO

Después del momento de angustia que pasó una familia de South Gate el lunes por la mañana cuando agentes de policía tocaron a su puerta, inmigrantes como Guadalupe Hernández, temen que algo parecido pueda suceder en su hogar.

Hernández – al igual que miles de inmigrantes en Estados Unidos – tiene una familia de estatus mixto; ella y su esposo son indocumentados, su hija de 19 años es beneficiaria de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y su hija menor de 8 años es ciudadana estadounidense.

La mexicana de 40 años dice que constantemente habla con sus hijas acerca de su situación y ha notado que la más pequeña tiene miedo.

“Ella me dice que en la escuela los niños se ponen a platicar entre ellos y dicen que tienen miedo desde que Trump llegó [a la presidencia]”, aseveró la residente de Van Nuys.

Temen la deportación de seres queridos
El problema de Hernández no es un tema aislado. Una reciente encuesta reveló que un número significativo de residentes del estado están preocupados por las deportaciones.

El 51% de los californianos y el 78% de los latinos que viven en California temen que un ser querido sea deportado, según una encuesta que realizó el Instituto de Políticas Públicas de California en mayo.

“Esto refleja el hecho de que los inmigrantes son una gran parte de la vida en California”, dijo Mark Baldassare, presidente y director general del Instituto de Políticas Públicas.

Bajo la administración Trump, la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha incrementado los esfuerzos de deportación, que según la Casa Blanca se enfocan en indocumentados con antecedentes criminales. Sin embargo, los inmigrantes sin récords delictivos previos no están exentos de quedar atrapados en redadas y ser deportados en cualquier momento.

Hernández dijo que ella y su esposo ya tienen un plan en caso de que sean detenidos por inmigración.

“Ya hablamos con las dos [hijas] y les dijimos que si esto ocurre, mi hija la grande se queda a cargo de la chiquita”, dijo Hernández. “Ya si ella se quiere regresar a México, pues se la lleva”, aseveró.

El temor a las deportaciones llega en el momento en que la popularidad del presidente Trump baja de peldaños rápidamente entre los californianos.

La encuesta encontró la calificación de aprobación más baja para el mandatario desde que asumió el cargo. Solo el 27% de aprobación entre los adultos californianos. Eso es menos del 30% y 31% de aprobación en encuestas realizadas post-inauguración de enero y marzo por el mismo grupo.

La importancia de estar informados
Hernández dijo que aunque tienen miedo, también se mantiene asesorada. Como muchos indocumentados, ella y su esposo cargan la conocida “tarjeta roja” que explica los derechos del inmigrante en caso de ser detenido o si inmigración toca a su puerta.

Agregó que recientemente la agencia Hermandad Mexicana Trasnacional llevó a cabo una orientación en el edificio de apartamentos donde vive.

“Esto se me hizo muy bueno porque muchas veces no tenemos el conocimiento…La tarjeta dice que uno tiene el derecho a no abrir la puerta”, dijo Hernández.

Estar informado es la mejor defensa para prevenir las deportaciones en las familias, dijo Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana Trasnacional.

La organización no lucrativa, basada en Van Nuys, notó un alto temor en la comunidad inmigrante en los primeros dos meses de la presidencia de Trump.

“Después se calmó un poco, pero para mayo – con todo lo que ha ocurrido – la gente tiene miedo otra vez”, explicó Saucedo.

“Es importante que las personas conozcan la carta de los derechos (bill of rights) y sepan que tienen derecho a no contestar y a no abrir la puerta si los agentes no tienen una orden del juez”, aseveró la activista. “También tienen derecho a hablar con un abogado”.

La encuesta del Instituto de Políticas Públicas de California se llevó a cabo entre 1,707 residentes adultos de California en inglés y español.

*
Fuente:La Opinion

Comentarios

comments

Compartir