LA MARA SALVATRUCHA EN LOS ÁNGELES: NO TIENE JEFE, SE MATAN ENTRE SÍ Y VENDEN DROGA DE ‘EL CHAPO’

0
98

UNA ACUSACIÓN FEDERAL REVELA DETALLES OPERATIVOS DE LA MS-13 EN ESTA CIUDAD, ENTRE LOS QUE SE SUPO QUE EXTORSIONAN A LOCALES ESTABLECIDOS, QUE TIENEN LUGARES PARA VENDER DROGA QUE LLAMAN “CASITAS” Y QUE UNA DISPUTA TERRITORIAL CONDUJO AL ASESINATO DE DOS ‘MAREROS’ POR SUS COMPAÑEROS.

Isaias Alvarado reportero digital de Univision Los Ángeles.

LOS ÁNGELES, California.- Todos los ‘shot-caller’ o líderes de las clicas de la Mara Salvatrucha (MS-13) en Los Ángeles fueron convocados a una reunión que se realizó en una casa de Huntington Park en octubre de 2014. Una decisión importante estaba en su agenda: quién tomaría ‘las llaves’ o el mando de la pandilla.

Ninguno levantó la mano y nadie fue presionado para que asumiera el control de este grupo delictivo, entonces con una agrupación de unos 1,200 ‘mareros’ y considerado el más violento en la ciudad. Al final, se acordó establecer una especie de junta para tomar las decisiones en conjunto.

Luego pasaron a otro asunto: golpear durante 39 segundos a Henry Vides, alias ‘la Bestia’ y líder de la clica Coronado Street Locos, por violar “el código de conducta” de la MS-13. La orden se acató con reloj en mano.

Estos son algunos de los aspectos operativos de la Mara Salvatrucha en esta ciudad, donde se fundó en la década de 1980, que han sido expuestos tras el arresto de 21 líderes y operadores “clave” de la banda en una redada policial el miércoles.

La acusación federal de 127 páginas describe además que la Mara Salvatrucha vende droga que les provee el cartel de Sinaloa, fundado por Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, y el grupo La Línea, brazo armado del cartel de Juárez. Al menos un cargamento fue recogido en un punto intermedio entre San Diego y Los Ángeles por un ‘marero’ en los años recientes.

El presunto enlace de la banda con los carteles mexicanos es Carlos Zepeda, alias ‘Blackie’ y ‘Antonio Meza’, según el Departamento de Justicia (DOJ). Zepeda también cayó en el reciente operativo federal.

Así nacieron y echaron raíces las pandillas centroamericanas en Estados Unidos

Documentos judiciales indican que el grupo delictivo se ha beneficiado asimismo de las extorsiones a vendedores ambulantes, tiendas de marihuana medicinal y negocios establecidos. Una de las víctimas fue la dueña de un restaurante del Valle de San Fernando, a quien le exigieron pagar derecho de piso.

“En o alrededor del 22 de marzo de 2015, el acusado (Juan) Herrera (entre los detenidos esta semana) intentó extorsionar a la víctima M.A., dueña del restaurante Cali Viejo (en Van Nuys), localizado dentro del territorio de la MS-13, demandando que le pagara una ‘renta'”, cita la acusación federal.

Las autoridades identifican una serie de locaciones donde las clicas de la banda venden y consumen narcóticos y alcohol, y se reúnen a practicar juegos de azar. Les llaman “casitas”.

La guerra territorial

La MS-13 está lejos de ser un club de amigos. Al menos dos grupos se han enfrentado a muerte por una añeja disputa territorial en el barrio Pico-Union, ubicado cerca del centro de Los Ángeles, según un informante del gobierno federal citado en la formulación de cargos.

Las clicas en pleito son Leeward Grandes y Coronado Street Locos. Para tratar de evitar “otra guerra”, sus diferencias se intentaron resolver en una reunión que los ‘shot-caller’ de la Mara Salvatrucha realizaron en un sitio no especificado en septiembre de 2015. Ahí se denunció que alguien había puesto un grafiti con la palabra “Coronado” en el área del otro grupo y que había apuntado con una pistola a un ‘marero’ vecino.

En ese encuentro, uno de los líderes de la pandilla puso las cartas sobre la mesa: la batalla no tenía arreglo porque “miembros de la clica Coronado mataron a dos miembros de la clica Leeward”.

Otro incidente ocurrió en la “Casita Pico”, ubicada en la cuadra 3170 al oeste del bulevar Pico, donde otros “socios” de la Mara Salvatrucha robaron narcóticos y dinero en efectivo a sus compañeros. Los agraviados pidieron que se castigara a los ladrones en una reunión realizada el 27 de febrero de 2016.

Alex Sánchez, director de la organización Homies Unidos, explica que una característica de las pandillas es defender las zonas que han ganado a punta de violencia. “Son territoriales y la mayoría del tiempo ya hay fronteras definidas en Los Ángeles”, dijo.

Sánchez, un antiguo pandillero, señala que en esencia la MS-13 opera de manera similar al resto de bandas y menciona que a estas les copiaron el sistema “sin jefe”.

“La MS aquí no está haciendo otras actividades que no hagan otras pandillas; son parte del sur de Califonia y se someten a un reglamento que ellos mismos han creado”, añadió.

La sumisión a ‘La Eme’

Casi todas las pandillas hispanas en Los Ángeles, incluida la MS-13, pagan “impuestos” a la Mafia Mexicana (‘La Eme’), por la venta de narcóticos, armas, robos y otros delitos. Los informes incluidos en la acusación federal no muestran oposición a estos pagos colectados por los ‘shot-caller’ de las clicas.

A mediados de la década de 1990, a las siglas de la MS se le agregó el número 13, que es la ubicación en el alfabeto de la letra eme y referente a la Mafia Mexicana. Uno de los líderes de la Mara que ha sido identificado como jefe de ‘La Eme’ es Nelson Comandari, quien está en prisión federal desde 2006.

Las autoridades federales lo consideran como “el CEO (director ejecutivo) de la MS”.

“Comandari fue arrestado traficando droga y por otros crímenes en California, Texas y Nueva York”, expone Gabe Morales, experto en pandillas y autor de libros sobre ‘La Eme’.

Pero en los últimos años, Comandari parece haberle dado la espalda a su organización. “Se volvió un informante”, asegura Morales.

*
Fuente:Univision

Comentarios

comments

Compartir