Marchas contra la reforma laboral en Francia terminan en enfrentamientos

0
220
En París y otras ciudades, como Nantes, Marsella, Rennes o Lyon los manifestantes lanzaron piedras, botes de pintura y cócteles molotov; la policía respondido con gases lacrimógenos

PARÍS, Francia, abr.-Miles de trabajadores y estudiantes volvieron este jueves a protestar en Francia contra la reforma laboral del Gobierno socialista, en una jornada que se saldó con perturbaciones en los transportes y altercados entre manifestantes y las fuerzas del orden.

El cuarto gran pulso ciudadano que la intersindical ha lanzado en dos meses a la ley encarnada por la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, buscaba incrementar la presión para que se retire un texto que comenzará a ser debatido en el Parlamento el martes.

La reforma, según los siete sindicatos convocantes, “contiene grandes peligros para el mundo laboral”, y ha provocado igualmente malestar en la patronal francesa Medef, que ha amenazado con romper las negociaciones con los agentes sociales si no se modifica.

La movilización de hoy, pese a la espectacularidad de las imágenes de los enfrentamientos, fue menor que en anteriores convocatorias.

Solo en París, según la prefectura de Policía de la capital, entre 14,000 y 15,000 se echaron a las calles, una cifra que los sindicatos elevaron a 60.000.

En París y otras ciudades, como Nantes, Marsella, Rennes o Lyon, el lanzamiento de piedras, botes de pintura y cócteles molotov por parte de algunos manifestantes fue respondido con gases lacrimógenos y cargas policiales.

La policía antidisturbios se enfrenta a un grupo de manifestantes durante una protesta contra la reforma laboral en París, Francia.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, dijo a la prensa que 24 agentes resultaron heridos, de ellos tres de forma “muy grave” en la capital, y que hubo 124 detenciones en toda Francia, que elevan a 382 el número de arrestos desde el inicio de las protestas.

Como en la pasada convocatoria, del 31 de marzo, el paro repercutió también hoy en los transportes.

El 20 por ciento de los vuelos fueron anulados en el aeropuerto parisino de Orly, se dieron retrasos tanto allí como en el de Charles de Gaulle, y el tráfico se vio afectado en las líneas de cercanías, si bien la compañía ferroviaria SNCF aseguró que nueve de cada diez trenes iban a circular.

“Somos partidarios de una reforma que esté a favor de los trabajadores, no de las empresas”, explicó a la prensa el sindicalista de la Confederación General del Trabajo (CGT) Reynald Kubecki, quien insistió en la revocación del texto actual.

La oposición al proyecto gubernamental, que según el Ejecutivo socialista del presidente François Hollande favorecerá la contratación, comenzó el 9 de marzo.

En la protesta de finales de ese mes, la marcha llegó a movilizar a 390,000 personas en toda Francia, según las autoridades, y hasta a 1.2 millones, a juicio de los sindicatos, cifras que se quedaron, respectivamente, en cerca de 170.000 y 500.000 personas.

El próximo 1 de mayo, Día del Trabajo, servirá de nuevo de termómetro contra esa reforma, y la movilización se reflejará igualmente dos días después, cuando comience su trámite parlamentario.

“Que cada uno asuma sus responsabilidades. En primer lugar el Gobierno, retirando el texto, pero también los diputados, rechazándolo”, reclamó el secretario general de la CGT, Philippe Martínez.

Los sindicatos están convencidos de que pueden mantener la presión hasta que el Gobierno socialista renuncie a esa reforma, vista como demasiado liberal y que en su opinión da prioridad a los acuerdos en el seno de las empresas sobre los convenios colectivos, lo que debilita la posición.

*
Fuente:EFE

Comentarios

comments

Compartir