MÁXIMA JUEZA DE CALIFORNIA RETA A TRUMP DICIENDO QUE “DEBE IMPERAR LA LEY Y NO UN MONARCA”

0
60

LA JEFA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE CALIFORNIA, QUE HACE UNOS DÍAS EXIGIÓ AL GOBIERNO FEDERAL MANTENER A LOS AGENTES DE ICE LEJOS DE LOS TRIBUNALES REGULARES, DE NUEVO FUE A LA CARGA DICIENDO QUE NO ES CALIFORNIA LA QUE ESTÁ VIOLENTANDO LA LEY Y LA CONSTITUCIÓN, SINO EL PRESIDENTE.

Cada año, la jefa del Tribunal Supremo de California da un discurso que generalmente es relativo al estado de las cortes y los programas de reforma que se llevan a cabo para que funcionen mejor.

Pero este año fue totalmente diferente.

Este año, la máxima jurista de California, Tani Cantil-Sakauye habló de los inmigrantes de tiempos pasados, de las minorías raciales que sufrieron las consecuencias del odio y de una ruptura de los principios y de la ley estadounidense.

Esos tiempos, dijo Cantil-Sakauye, están ocurriendo de nuevo.

Y sin nombrar a Donald Trump, la jueza de mayor autoridad en las cortes de California, hija de un trabajador del campo, apuntó el dedo hacia Washington y hacia el gobierno de Donald Trump con palabras fuertes.

“La letra de la ley es lo que debe gobernarnos”, dijo Cantil-Sakauye. “No una monarquía”.

Aquí está el discurso completo, que puede calificarse como un desafío a las actividades del gobierno de Trump, particularmente en lo que se refiere a los inmigrantes.

La propia jurista escribió hace dos semanas una carta al Departamento de Seguridad Nacional y al Procurador de la Nación Jeff Sessions, pidiendo que se abstengan de enviar a las autoridades migratorias a hacer arrestos en la cortes regulares, donde los ciudadanos acuden a resolver temas civiles y penales.

California exige a Trump mantener alejados a agentes de ICE de cortes criminales

Sakauye es de origen filipino, nacida y criada en Sacramento y está casada con un descendiente de japoneses, cuyos padres estuvieron internos en campos de concentración de California durante la Segunda Guerra Mundial.

“A menudo damos por sentado que la letra de la ley funciona”, dijo Sakauye. “Pero a veces la ley falla, y eso es lo que ha pasado varias veces en nuestra historia y está volviendo a pasar ahora.”

La historia guarda otros momentos como el actual, sugirió la líder judicial. En los años cuarenta, 120,000 residentes japoneses, muchos de ellos nacidos aquí, fueron internados en campamentos “de concentración” durante los cuatro años que duró la Segunda Guerra Mundial.

Los suegros de Sakauye, Jiro y Dorothy, eran niños y cada familia fue enviada a un campo, los unos en California, los otros en Colorado. Perdieron propiedades y vivieron como presos durante todo ese tiempo.

“Los calificaron como personas peligrosas y los encerraron bajo llave durante cuatro año debido a una orden ejecutiva presidencial”, dijo Sakauye.

La “letra de la ley falló también” en 1882 cuando Estados Unidos aprobó una ley que excluyó a los chinos de vivir u obtener la ciudadanía estadounidense, una ley que no fue anulada hasta 1943, apuntó Sakauye.

La ley falló de nuevo a principios del siglo veinte, cuando California y otros 31 estados aprobaron la esterilización forzada de determinadas poblaciones -minorías- y el estado se jactó de tener la mayor cantidad de esterilizaciones posibles indicó la jurista.

Pero, dijo, la esperanza como siempre está “en la diversidad de nuestro liderazgo y de nuestra población, porque todos tenemos voz”.

“En California, ha sido nuestra gente la que ha retado esos fallos legales y ha logrado los avances, fue aquí donde una niña llamada Sylvia Mendez, de 9 años, ayudó a integrar racialmente las escuelas del condado de Orange, y fue aquí donde una pareja de una mujer latina y un hombre afroamericano desafiaron las leyes que les impedían casarse, mucho antes que esto ocurriera en todo el país”, indicó.

La jurista llamó al gobierno de California a mantener la fortaleza de las instituciones, incluyendo la judicial.

“Es en el poder judicial donde se prueba la letra de la ley y donde se reivindican las libertades personales”, dijo.

*
Fuente:La Opinion

Comentarios

comments

Compartir