MEJORA TU CIRCULACIÓN CON ALIMENTACIÓN

0
125

La circulación sanguínea es la responsable de transportar oxígeno y nutrimentos a todas las células del cuerpo, así como de arrastrar los compuestos de desecho de nuestras células para poder eliminarlos.

El corazón es el músculo que bombea la sangre a través del sistema circulatorio, cuando la circulación sanguínea se ve comprometida, también nuestra salud se ve afectada.

Enfermedades como la diabetes, la artritis y la obesidad, pueden afectarla; de igual forma, hábitos y estilos de vida como fumar, tener una dieta deficiente o hacer poco ejercicio, pueden favorecer la aparición de estos problemas.

Algunos síntomas de mala circulación sanguínea son: manos y pies fríos, calambres musculares, adormecimiento, coágulos, várices, mareo, llagas que tardan en sanar, entumecimiento, problemas cardiovasculares, entre otros.

Muchos de estos malestares pueden ser contrarrestados siguiendo un estilo de vida más saludable. En general se recomienda ejercitarte al menos 30 minutos al día y moverte al menos cada hora, de manera que si sueles estar sentado en la oficina todo el día, pararte a dar una pequeña caminata te ayudará a tener mejor circulación.

En cuanto a la alimentación se sugiere:

1. Alimentos bajos en grasa saturada y colesterol. Contribuyen a la formación de ateromas (bloqueos) que reducen el paso de la sangre en las arterias.

2. Frutas, verduras y nueces. Aportan vitaminas y minerales, muchos de ellos con acción antioxidante que te ayudarán a tener unas arterias más sanas.

3. Limitar el consumo de sal, alcohol y cafeína. Promueven la retención de líquidos, haciendo que el volumen sanguíneo disminuya y resulte más difícil el flujo de sangre a través de las arterias y venas.

4. Alimentos con omega-3, como el salmón o el atún; este tipo de grasa contribuye a tener un mejor flujo sanguíneo.

5. Ajo. Sus propiedades evitan que se formen coágulos, previendo así problemas circulatorios graves.

De igual forma, se ha visto que el dejar de fumar favorece enormemente la circulación. Otras prácticas que suelen funcionar son los masajes y darse baños de agua caliente y fría para activarla.

Recuerda que siempre ante cualquier problema más serio, es importante acudir con un especialista, en este caso un angiólogo podría ayudarte a determinar la manera en la que puedes mejorar tu circulación sanguínea.

Fuente: Salud180

Comentarios

comments

Compartir