MITOS SOBRE LA HIGIENE ÍNTIMA

0
255

“Si usas baños públicos te contagiarás de algo”, o, “si usas pantalón todos los días tendrás infecciones”: son algunos de los mitos sobre la higiene íntima de las mujeres.

Para gozar de una mejor salud en tu zona íntima, conoce algunos de los mitos más comunes al respecto:

1. Lavar poco tu área genital es lo adecuado

FALSO. Los lavados vaginales deben ser lo suficientemente frecuentes para mantener la limpieza, pero sin exagerar para no dañar el PH vaginal (que es una escala de acidez y alcalinidad, mientras más ácido es mejor).

Lo ideal es utilizar productos exclusivos como Benzal Wash Odor Block; refresca, limpia y protege tu intimidad, al mismo tiempo que balancea tu pH vaginal, incluso durante el periodo menstrual.

2. Tener lavados vaginales es bueno para tu salud

FALSO. Esto altera la flora vaginal y te hace vulnerable a las infecciones. Si quieres mejorar tu limpieza, checa estos tips:

3. Usar diariamente panti protectores o pantalones ajustados es mejor para ti

FALSO. Éstos alteran el pH de la vagina; impiden una transpiración genital adecuada; favorece el incremento de flujo vaginal y eres más propensa a infecciones.

4. Utilizar tampones es malo

FALSO. Se recomienda cambiarlos cada 4 horas mínimo para evitar la aparición de bacterias en tu zona vaginal. Jamás duermas con ellos, de lo contrario podrías desarrollar alguna toxicidad.

5. Vestir tangas es recomendable

FALSO. Facilitan el intercambio de bacterias entre la vagina y el ano. Lo ideal es que tu ropa íntima sea completa y de algodón.

6. Ir a baños públicos podría enfermarte

FALSO. Es difícil que las mujeres contraigan enfermedades al utilizarlos. Lo que sí es importante es evitar el contacto con la orina o con algún líquido que esté en el excusado.

7. Cuidar tu higiene después de las relaciones sexuales no es necesario

FALSO. Limpia tu zona íntima después de cada encuentro íntimo para eliminar residuos.

8. Depilar toda tu zona íntima evita infecciones

FALSO. Deja algunos vellos alrededor de la uretra y el clítoris para proteger la proliferación de las bacterias.

Ten en cuenta que si tienes una buena higiene íntima mantendrás el pH entre 4 y 5, ideal para evitar que la flora natural de la vagina, que contiene bacterias esenciales, altere su funcionamiento. ¡Dile adiós a las infecciones!

Fuente: Salud180

Comentarios

comments

Compartir