MONJAS CREAN EMPRENDIMIENTO DE PRODUCTOS MEDICINALES CON MARIHUANA

0
312

Las Hermanas del Valle es una “orden” altamente inusual de monjas que cultivan cannabis. La orden está compuesta por sólo dos miembros, la hermana Kate y la hermana Darcy. Su ‘abadía’ es una casa de tres dormitorios en las afueras de Merced, California, en la que cultivan hierba en un garaje.

A pesar de que no son miembros de una orden religiosa, la hermana Kate y la hermana Darcy se llaman a sí mismas monjas. Se visten con modestia (faldas largas de denim, camisas con cuello blanco, y hábitos de monja), y desde hace un año, su búsqueda espiritual ha servido para curar enfermedades con la ayuda de la marihuana.

Utilizando cannabinoides (CDB, el componente medicinal de la hierba que no es psicoactivo), vienen fabricando tinturas y ungüentos en su cocina, y vendiendo los productos a través de su tienda en Etsy.

“Hacemos aceite de CDB que quita las convulsiones, y un millón de otras cosas”, dijo la hermana de Kate, que armó originalmente el negocio, y más tarde tomó a la hermana Darcy como aprendiz.

“Y hacemos un bálsamo, que es un de usos múltiples…, y nos dimos cuenta de que cura las migrañas, resacas, dolores de oído, dermatitis de pañal, dolor de muelas. Pasamos muy poco tiempo de rodillas, pero cuando hacemos nuestra medicina es en un ambiente de oración, es un momento de oración. ”

En sus propias palabras, las hermanas “no están afiliadas a ninguna religión terrenal tradicional”. The Guardian describe sus principios como una mezcla de espiritualidad new age, ecologismo, progresismo, feminismo y buenas prácticas de negocio.

Sus horarios de recolección y elaboración aparentemente están sincronizados con los ciclos de la luna, y rezan intensamente durante todo el proceso de cocción. Cada día comienza con “el tiempo de la Biblia”, que, lejos de lo que parece, pasan respondiendo mensajes por correo electrónico y redes sociales. Atrasarse en la correspondencia con sus clientes es algo que consideran “un pecado capital”.

Puede sonar como un elaborado truco de marketing pergeñado por un par de falsas monjas, pero The Guardian informa que “las mujeres parecen sinceras en su creencia en las propiedades curativas del CDB, y en su deseo de ayudar a los enfermos”.

La hermana Kate, de 55 años, al parecer se interesó por el cultivo marihuana después de pasar por un mal divorcio. Ayudó a su sobrino a recuperarse de la adicción a la heroína con la ayuda de la controvertida planta, lo que contribuyó a cimentar su creencia en el valor medicinal.

Fuente: Periodismo.com

Comentarios

comments

Compartir