Necesitamos una reforma migratoria”, coinciden Clinton y Sanders

0
165

Los precandidatos demócratas a la nominación presidencial, Hillary Clinton y Bernie Sanders, se atacaron nuevamente el miércoles en el debate organizado por Univision, The Washington Post y Facebook.

Pero coincidieron en dos puntos: que el problema de los indocumentados se arregla con una reforma migratoria integral y comprensiva, y que el discurso antiinmigrante de Donald Trump no tiene cabida en la sociedad estadounidense.

El tema migratorio fue candente. Pero a diferencia de los debates republicanos la discusión no se centró, ni en redadas ni en deportaciones masivas, sino en lo que Clinton y Sanders han hecho -o han dejado de hacer- por los inmigrantes sin papeles.

“Necesitamos una reforma migratoria con un camino a la ciudadanía”, dijo la ex secretaria de Estado en el primer y último cara a cara en español entre ambos contendientes. “Mi meta es hacerlo (presentar un plan) en los primeros 100 días”, agregó.

Sanders dijo lo mismo que Clinton. “Necesitamos una reforma migratoria amplia con una senda que conduzca a la ciudadanía”, pero no se comprometió a llevarla a cabo en un plazo determinado.

El Debate Demócrata fue moderado por los periodistas María Elena Salinas y Jorge Ramos, de la cadena Univision, y Karen Tumulty, del diario The Washington Post.

¿Trump racista?

Durante los primeros minutos del debate nada presagiaba que se lazarían los platos por la cabeza. ¿Es racista Donald Trump?, fue la primera pregunta a Clinton.

La exSecretaria de Estado explicó que fue ella la primera quien le dijo “basta” al magnate inmobiliario “cuando estaba llamando a los mexicanos violadores”, utilizando un lenguaje “indebido”.

Tildó el discurso del empresario inmobiliario de “retórica” y “demagogia”, y lo acusó de estar “traficando con la paranoia”.

“Eso no tiene espacio en nuestro sistema político”, dijo. “La gente puede sacar sus propias conclusiones”, apuntó pero sin responder de manera directa a la pregunta acerca de si Trump era racista.

“Uno no hace de Estados Unidos un país grandioso deshaciéndose de todos los que lo han hecho grandioso”, apuntó.

Sanders compartió lo expresado por Clinton. Dijo estar convencido de que el pueblo estadounidense nunca va a elegir a presidente que insulta a los mexicanos, que insulta a los a musulmanes y que insulta a las mujeres”.

Y como Clinton tampoco respondió directamente a la pregunta de si Trump es o no es racista. Mencionó que su padre era un inmigrante de origen polaco y que hasta ahora nadie le ha pedido mi certificado de nacimiento, “así es que debe ser una cuestión de piel”.

Las palabras no mueren

Tras el debate sobre el discurso de Trump la discusión se centró en unas declaraciones que Clinton dio en 2003 a un programa de radio John Gambling en Nueva York, donde dijo que estaba “firmemente opuesta a los inmigrantes ilegales”.

Trece años después propone expandir la Acción Ejecutiva migratoria del presidente Obama. ¿Cambió usted de criterio o está ahora tratando de ganarse a los latinos?, le preguntaron.

Respondió que “siempre he sido constante” y que ha estado “comprometida” a lograr una reforma migratoria con camino a la ciudadanía. Seguidamente lanzó el primer dardo al senador Sanders por haber votado en contra de un proyecto de ley de reforma migratoria en el 2007, y que fue patrocinado, entre otros, por el ya desaparecido senador Edward Kennedy (demócrata por Massachusetts).

“Usted votó en contra”, le dijo Clinton. “Imagínese dónde estaríamos ahora si hubiésemos firmado la reforma hace nueve años.

Las familias no tendrían miedo a ser deportadas”.

*
Fuente:Univision.com

Comentarios

comments

Compartir