¿Necesitas suplementos? Elígelos bien…

0
195

Elegir un suplemento alimenticio no es una decisión que se debe tomar a la ligera, debes analizar diferentes aspectos para que realmente te ayude a cubrir las necesidades de tu organismo.

Las primeras preguntas que debes hacerte antes de comprar un suplemento son: ¿Por qué estoy pensando en ingerirlo?, ¿no estoy recibiendo una nutrición adecuada?, ¿puedo hacer cambios en mi alimentación en vez de tomar suplementos? Si la mayoría de las respuestas son afirmativas, entonces sigue estas recomendaciones.

1. Asegúrate de que lo necesitas

Aunque esté comprobado que algunos suplementos son realmente efectivos debes consultar a un médico para que te recomiende el mejor, de acuerdo a tus necesidades.

En ocasiones, estos productos están contraindicados si estás tomando otros medicamentos, estás embarazada o si vas a someterte a cirugía, entre otros aspectos.

2. Lee bien el envase

El producto debe tener la leyenda “suplemento nutricional”, de lo contrario significa que no tiene la regulación de la Food and Drug Administration (FDA ).

3. Información completa

Revisa que se exhiban los datos de la empresa: nombre, teléfono y dirección. Esto significa que la empresa se hace responsable del producto.

4. Revisa quién lo respalda

Elige siempre las marcas que tengan los sellos de NSF International, US Pharmacopeia o Consumerlab.

Estas instituciones, aparte de la FDA, también certifican que el suplemento realmente contiene los ingredientes que menciona en la etiqueta, que no está contaminado o que no contiene ingredientes que pueden ser nocivos para tu salud.

5. Cuidado con las exageraciones

Las cantidades exageradas de vitaminas y minerales pueden ser dañinas. Evita los que ofrecen “megadosis” o que contienen más del 100% de algún ingrediente.

6. Revisa la fecha de vencimiento

Sí, los suplementos tienen fecha de vencimiento Si no la tiene, no lo compres.

Toma en cuenta que cuando un suplemento cumple con su objetivo, no tiene necesidad de venderse como algo diferente a lo que es.

En cambio, cuando te prometen tantas cosas buenas como que te “cura” enfermedades, o que te devuelven el dinero si no te funciona, es porque seguramente algo no está bien.

Fuente:  Salud180

Comentarios

comments

Compartir