NIÑOS NO PUEDEN SER DEPORTADOS SIN LA DEFENSA DE UN ABOGADO

0
220
UNA DEMANDA ENTABLADA EN 2014 SE CONVIERTE EN COLECTIVA Y PERMITIRÁ QUE MILES DE MENORES CENTROAMERICANOS QUE BUSCAN ASILO CUENTEN CON REPRESENTACIÓN LEGAL.

Un juez federal de Seattle, Washington, aprobó el lunes convertir en colectiva una demanda que tiene como objetivo definir si menores migrantes indocumentados pobres tienen derecho a un abogado de oficio durante las audiencias de deportación.

El juez federal de distrito, Thomas Zilly, tomó la decisión en un caso presentado en 2014 por la Unión Americana de Libertades Civiles y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes indocumentados en Los Angeles y Seattle.

La demanda rechaza que el gobierno federal no provea asistencia legal a los migrantes cuando estos no tienen los recursos para costear su defensa.

El dictamen del juez Zilly abre las puertas para que los demandantes consigan que miles de menores migrantes que llegaron a Estados Unidos en busca de asilo, que viven en la costa Oeste y no puedan pagar un abogado, peleen sus casos y puedan quedarse en el país.

“Es un paso tremnendo en esta demana, pues el juez ha aprobado que que el caso sigue adelante como una demanda colectiva, que no solo va cubrir 9 o 12 niños, sino que Zilly va a interpretar la ley para todos los niños que estan ubicados en el Noveno Circuito, que es la corte más grande de Estados Unidos”, dijo a Univision Noticias Matt Adams, director jurídico del Proyecto Derechos del Inmigrante en el Noroeste, basado en Seattle.

“Es el tribunal que tiene el mayor número de casos de menores centroamericanos en el país”.

“Aparte de esto, el juez Zilly otorga un remedio a los ninos en este circuito y es seguro que va a tener impacto en las otras jurisdicciones porque el gobierno se da cuenta que si no cambia su sistema en el resto del pais, llevaremos otra demanda colectiva”, agregó Adams.

“Lo que hay que aclarar es quién pagará la presentación legal, si el niño o el gobierno cuando el niño demuestre que no tiene recursos”, dijo a Univision Noticias Juan José Gutiérrez, director ejecutivo del Movimiento Latino USA de Los Angeles. “Pero sin lugar a dudas se trata de una decisión que sienta un gran precedente legal, no solo para los que esperan en libertad la resolución de sus casos, sino para los cientos que están presos en las cárceles de ICE” (Oficina de Inmigracion y Aduanas).

Adams explicó que la decisión final en la demanda colectiva se tomará en septiembre, donde el juez Zilly “tendrá que decidir si cada niño que tiene posibilidad de aplicar por el asilo tiene derecho a un abogado pagado por el gobierno, o si el gobierno puede convencerle que no es necesario tener abogado para recibir justicia sabiendo de antemano que hay un fiscal empujando para la deportación de los menores”.

Historia de la demanda

A finales de abril Zilly rechazó los esfuerzos de la Administración Obama para desestimar una demanda de acción de clase y abrió la puerta para obligar al gobierno a proporcionar abogados a los miles de niños, que desde hace más de dos años, se enfrentan a la deportación en las cortes de inmigración.

Los menores indocumentados huyeron de sus países de origen (principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras) a causa de la violencia y la pobreza, y emprendieron un peligroso viaje hacia el norte en busca de refugio. Miles han hecho la travesía sin acompañantes adultos.

El Departamento de Justicia ha dicho durante el proceso que la Administración entiende la difícil situación por la que atraviesan los menores centroamericanos, pero advierte que abrir la puerta al asesoramiento jurídico para todos los niños que entraron ilegalmente podría paralizar el sistema de inmigración.

El gobierno ha sufrido varios reveses en su política de manejo de la oleada migratoria de menores centroamericanos. Entre ellos, uno registrado a principios de marzo tras las declaraciones en el tribunal de Seattle del juez Jack H. Weil, quien sugirió que los niños migrantes de 3 y 4 años de edad que piden asilo en Estados Unidos pueden representarse solos sin la asistencia de un letrado.

“Es una atrocidad, una negligencia y una manera de pensar muy equivocada”, dijo a Univision Noticias Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California en San Diego. “Lo dicho por el juez Weil es una opinión errada porque es el testimonio de niños que no tienen todavía conocimiento de ciertas situaciones, es difícil que (durante un juicio de asilo) ellos puedan articular si tienen o no derecho al asilo político en Estados Unidos”.

Durante la comparecencia, Weil dijo que “he enseñado leyes de inmigración a (niños) de tres y cuatro años, literalmente. Requiere de mucha paciencia. Ellos lo entienden. No es lo más eficiente, pero se puede hacer”.

“Existe la regla general de preguntarle al solicitante de asilo si tiene conocimiento del proceso en el que se encuentra. ¿Cómo le pueden preguntar a un niño si tiene conocimiento que una tiene causa de asilo o si conoce el proceso para obtener asilo en Estados Unidos? ¿Cómo van a saber ellos si el sistema para pedir asilo es tan complejo?”, preguntó Velásquez.

“Un niño de 3 o 4 años de edad no sería capaz de conectar los hechos que ha sufrido con las causas de asilo”, apuntó.

*

Fuente:Univision

Comentarios

comments

Compartir