Regresa Antonio Margarito, el maestro del caos

0
242
El ‘Tornado de Tijuana’ lleva a cuestas un historial de contrastes dentro y fuera del ring

Guerrero de los imposibles y transgresor de códigos. Lo llamaron el “Tornado de Tijuana” y le cantaron algún corrido norteño. De construir historias sobre héroes imposibles y dejar huellas marcadas de confusión y caos, se encargó él mismo.

Antonio Margarito se atreve desde este sábado a aventarse la parte II de su propio corrido: “El Regreso del Tornado”, que no suena nada mal para un personaje como él.

Sí. Vuelve Margarito, el viejo maestro del caos. Un guerrero sin claudicaciones que luego estuvo dispuesto a hacer trampa. Un batallador sin márgenes, que luego puso en la línea de fuego su propia salud cuando ya no podía pelear.

Está claro que nadie le regaló nada. A puro corazón pudo dejar a un lado sus limitaciones para moverse cerca de la élite. Así cosechó amigos, aplausos y millones.

En 1999 la suerte lo cruzó con Bob Arum y a su lado conoció muy buenos años. Tanto que lo puso frente al cotizado invicto Miguel Cotto el 26 de julio de 2008 en Las Vegas.

Cotto se plantó ante Margarito con 32-0 y era amplio favorito. Eso mismo probó durante cinco asaltos en los que repasó de campana a campana al mexicano; sin embargo, a partir del sexto la pelea cambio de manera rotunda.

Fue otro Margarito y entonces empezó a ser otro Cotto. “Sólo necesito que entre mi uppercut”, decía siempre Margarito. Era casi su único golpe crucial. Pero le bastaba.

Y ante Cotto entró el upper una y otra vez y lo que empezó siendo una lucha desigual contra el tijuanense terminó siendo una batalla sangrienta que se acabó en 11 asaltos.

Cuando Cotto se quedó sin fuerzas y recibiendo un castigo extremo, el árbitro decidió acabar la pelea.

Aquí estoy yo

Esa noche, Antonio Margarito adquirió una dimensión de guerrero que nadie habría pensado. Se coronó campeón mundial de los welters AMB; ganó respeto, dejó a Cotto sin invicto y quedó en fila para empezar a facturar millones en plan de estrella.

“Se le acabó el corrido”, sentenció entonces el “Tornado de Tijuana”.

Paradójicamente, no pasaron seis meses entre la noche mágica de Margarito frente a Cotto y la noche de su peor pesadilla frente a Shane “Sugar” Mosley.

Porque tan pronto se supo que Margarito había intentado hacer trampa contra Mosley llevando unos guantes cargados con yeso, casi al unísono todos le quitaron el crédito a su victoria ante Cotto y surgió un grito ahogado: “Contra Cotto hizo lo mismo”.

Por eso la fecha parteaguas en la carrera de Margarito es el día de la pelea contra Cotto, más que la del día contra Mosley que al cabo perdió por nocaut en el Staples Center.

Fue un año fuera de los tinglados y tras su regreso Bob Arum lo puso frente a Manny Pacquiao en el Estadio de los Cowboys de Dallas.

Fue el principio del fin para Margarito, que nunca pudo acomodarse a la velocidad de Pacquiao y recibió una paliza en una contienda a la que le sobraron al menos cuatro asaltos, porque desde el séptimo ya el mexicano no veía por su ojo derecho al que llegaba una y otra vez el jab y el recto de la zurda de Pacquiao.

Los médicos que lo operaron de la fractura en su hueso orbital casi dieron por terminada su carrera y la comisión atlética de Nevada suspendió su licencia. La misma respuesta obtuvo en California y en Nueva Jersey.

Debió esperar 13 meses y se inventaron la revancha ante un Cotto que ardía en ganas de ajustarle cuentas.

A falta de un mes para la pelea celebrada el 3 de diciembre de 2011 en el Madison Square Garden, estaban vendidos 14,000 de los 18,000 boletos, pero Margarito no tenía permiso para pelear.

El poder del ‘lobbying’ hizo su trabajo y la pelea se llevó a cabo con el resultado previsible. Cotto dominó a un desconocido y oxidado Margarito y los médicos pararon la pelea por inflamación en el hueso orbital en el noveno giro. Seis meses después anunció su retiro. Ya pasaron tres años y tres meses.

Antonio Margarito inicia la parte II de su carrera ante Jorge “Maromerito” Páez en la Arena Ciudad de México en la noche del sábado.

Una noche terrible en Staples Center

Antonio Margarito y su entrenador Javier Capetillo estaban en su camerino del Staples Center, ya listos para calzar sus guantes e ir al cuadrilátero para enfrentar a Shane “Sugar” Mosley cuando un médico, en examen de rutina, encontró algo extraño en las vendas del mexicano.

Tras revisarlas consideraron que era una sustancia sospechosa y aún retiraron más de ese mismo material hallado en el camerino. Cuatro días después, tras examinarlo técnicamente se comprobó que era yeso y se les notificó a Margarito y a Capetillo la sanción de un año fuera del boxeo.

Los puntos calientes de Antonio Margarito

Marzo 16, 2002
Derrota a Antonio Díaz por KOT en 10 asaltos y gana el título welter de la OMB.

Sept. 11, 2004
Al buscar el campeonato de peso superwelter de la OMB, Margarito pierde ante Daniel Santos por KOT.

Junio 14, 2007
Pierde ante Paul Williams el título mundial welter que tuvo por cinco años.

Abril 12, 2008
En su pelea número 42, derrota por KO a Kermit Cintrón en seis asaltos para ganar el título welter de la FIB.

Enero 24, 2009
Pierde la corona ante Shane Mosley en Los Ángeles

Enero 28, 2009
La Comision Atlética de California sanciona por un año a Margarito y a su entrenador Javier Capetillo por cargar sus vendas con yeso.

Nov. 13, 2010
Pierde por paliza ante Manny Pacquiao en el estadio de los Cowboys de Dallas, sufriendo fractura del hueso orbital.

Dic. 3, 2011
Pierde en la revancha ante Miguel Cotto por decisión médica en nueve asaltos en el Madison Square Garden.

Junio 6, 2012
Antonio Margarito anuncia su retiro del boxeo.

Sept. 30, 2015
Anuncia su regreso al boxeo.

*
Fuente:La Opinion

Comentarios

comments

Compartir