SI TIENES UN ESPOSO, HIJO O PADRE EN EL EJÉRCITO, PUEDES CONSEGUIR TU RESIDENCIA

0
71
MUCHOS DESCONOCEN QUE EXISTE ESTE BENEFICIO QUE LOS PUEDE SACAR DEL LIMBO MIGRATORIO EN QUE SE ENCUENTRAN

María de la Luz Ramírez cuenta que su hijo, Jesús Reyes Ramírez —un miembro del Ejército estadounidense— la llevó casi “a rastras” a la organización Hermandad Mexicana Transnacional a preguntar por alguna opción que la ayudara a salir de las sombras.

“Yo tenía mucho miedo. Le meten muchas cosas a uno en la cabeza. Mi hijo me dijo: ‘Vamos mami. Quiero ver qué puedo hacer por ti’. Si no hubiera sido por su insistencia, hoy no tendría mi permiso de trabajo y un seguro social”, dice esta madre.

Su hijo entró al Ejército cuando este tenía 18. Hoy, a tres años de ello, algunas cosas han cambiado.

“La petición para la residencia apenas la vamos a hacer porque él necesitaba cumplir los 21 años para poder solicitarme, pero si me pudo conseguir antes el permiso de trabajo”, explica.

María de la Luz Ramírez se benefició con el alivio conocido en inglés como Parole in Place (PIP) que ayuda a regularizar su estatus migratorio a indocumentados que tienen padres, esposos o hijos en activo en las fuerzas armadas o que se retiraron de manera honorable.

Y lo mejor es que no necesitan salir del país e ir a Ciudad Juárez y exponerse a un castigo de diez años por haber entrado sin papeles.

Durante una conferencia de prensa, Hermandad Mexicana Transnacional dio a conocer tres casos de inmigrantes con familiares que son militares en activo o veteranos y que están en proceso de conseguir su residencia o que ya la obtuvieron gracias al alivio administrativo Parole in Place, en español Libertad Condicional en el Lugar.

María de la Luz Ramírez dice que su mayor anhelo al obtener la residencia es viajar a Jazmín, su pueblo en el estado de Jalisco, México. “Desde que viene hace 22, 23 años no he regresado”, dice. Ella es madre de tres hijos, dos de ellos menores, y el mayor quien hoy cumple 21 años y que está en el Ejército. Todos nacieron en Estados Unidos.

“La verdad yo no sabía que podía arreglar mi situación migratoria a través de mi hijo militar. Cuando me llegó mi permiso de trabajo y mi número de seguro social, me quería volver loca de felicidad. Nunca imaginé tener papeles”, confiesa. Esta madre trabaja en una fábrica de cosméticos.

Matrimonio con veteranos
Isabel Ugalde estuvo indocumentada por 14 años hasta que hace tres años se casó con un veterano de la Guerra de Vietnam, Armando Ugalde.

“Lo conocí cuando le entregué en la calle un folleto de unos productos de nutrición que vendo. Él trabaja en el área de seguridad de la corte de Oxnard. A los cinco meses de conocernos, nos casamos. Después de meter los papeles a migración, me llegó mi permiso de trabajo y mi seguro social”, recuerda.

Hace dos años recibió su tarjeta de residencia. “Me saqué la lotería con mi esposo. Me arregló la residencia y me compró casa”, dice feliz.

Al obtener su tarjeta como residente pudo regresar a México y encontrarse con su familia. “No saben que alivio más grande se siente no ser indocumentada. Pero mi mayor gozo fue ir a mi pueblo cerca de Culiacán. Me recibieron como si fuera la reina de Inglaterra”, cuenta esta nueva residente quien se dedica al cuidado de personas mayores.

Carolina Lozano de 74 años consiguió su residencia al casarse hace dos años con Felipe Lozano de 75 años, un veterano de la Guerra de Vietnam.

“Nunca hablamos de eso cuando andábamos de novios. Hasta que nos casamos, me dijo vamos arreglar tus papeles”, recuerda Lozano quien por 20 años vivió como indocumentada. “Estamos felices”, completa su esposo Felipe Lozano.

Alicia Flores, directora de Hermandad Mexicana Trasnacional en Oxnard y representante acreditada por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) dice que es muy importante que los padres que entraron sin documentos al país sepan que pueden arreglar su estatus migratorio por medio de un hijo ciudadano que esté en servicio activo militar, sin necesidad de un perdón.

Durante una conferencia de prensa organizada por Hermandad Mexicana, el abogado en migración Andrew J. Driggs explicó cómo funciona el alivio Parole in Place. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)
El abogado en migración Andrew J. Driggs dice que el Parole in Place se creó para dar tranquilidad a los miembros de las fuerzas armadas que reciben una asignación para salir del país. Con este alivio tienen la certidumbre de que sus padres, cónyuges o hijos sin documentos van a estar bien y no los van a deportar.

“Normalmente después de sometida la petición se puede tomar poco más de seis meses, conseguir el permiso de trabajo y el seguro social”, afirma.

Añadió que se trata de un alivio que ha existido por los últimos seis o siete años. “De momento, no hay nada que indique que el presidente Donald Trump pueda eliminar este beneficio que da un oportunidad a los familiares de los militares de arreglar su estatus migratorio”.

Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana Transnacional en Los Ángeles invitó a los inmigrantes a los foros informativos gratuitos que tienen todos los jueves a las 10 de la mañana para que conozcan sobre los diferentes alivios migratorios como el Parole in Place que pueden ayudarles a lograr su residencia en caso de tener familiares en el Ejército.

Las oficinas de la Hermandad Mexicana Transnacional se encuentran en: 7915 Van Nuys Blvd. Panorama City CA 91402
Para más información puedes llamar al (818) 989-3019.

*
Fuente:La Opinion

Comentarios

comments

Compartir