TEXAS REGISTRA LAS PEORES INUNDACIONES EN MÁS DE 100 AÑOS

0
234
RESIDENTES DE TEXAS SE PREPARAN PARA MÁS LLUVIAS QUE HAN DEJADO INUNDACIONES HISTÓRICAS EN GRAN PARTE DEL ESTADO

HOUSTON, Estados Unidos.- El estado de Texas, en el sur de Estados Unidos, se alista para nuevos episodios de tormentas torrenciales que vienen ocasionando desde hace meses inundaciones mortales, incluida el área de Houston.

Las autoridades de los condados Fort Bend y Montgomery se mantienen en alerta ante la crecida del Río Brazos, que hasta el pasado martes provocó inundaciones severas.

En Richmond, tras los últimos pronósticos del Servicio Nacional de Meteorología que vaticinan hasta 76 milímetros de agua, el Gobierno local invoca a la población a tomar “todas las precauciones necesarias ante las inclemencias del tiempo”.

En esta localidad, el Departamento de Bomberos vigila la situación de las familias que a pesar de las inundaciones que se registran desde hace días han decidido quedarse en sus hogares, mientras que la iglesia First Baptist Church mantiene un albergue para los residentes locales.

La ciudad vecina de Rosenberg mantiene la orden de evacuación que emitió desde el pasado fin de semana para los residentes de localidades aledañas al Río Brazos.

En Conroe, varias avenidas permanecen cerradas a causa de las inundaciones y algunos voluntarios se han dado a la tarea de ayudar a las familias que perdieron sus pertenencias.

“Algunos perdieron, ropa y muebles, y otros necesitan cosas tan básicas como comida y artículos de aseo personal”, explicó a Efe Marlene Tejeda, activista del grupo Fuerza Hispana de Conroe.

A su turno, las autoridades del condado Harris vigilan el nivel del río San Jacinto, que por el momento no representa peligro.

“(El río) por el momento está por abajo de los niveles de riesgo de desbordarse, pero si sigue lloviendo no sabemos qué podría pasar”, dijo a Efe Rosio Torres, portavoz de la Oficina de Manejo de Emergencias de este condado.

La funcionaria exhortó a la población a que atienda los pedidos de evacuación que realiza el Gobierno local, los cuales se hacen “pensando en su seguridad”.

El agua que cae desde medianos de la semana pasada sobre Texas ha engullido centenares de automóviles, causado daños en docenas de viviendas, bloqueado decenas de carreteras y provocado la evacuación de dos cárceles y el traslado de sus 2.600 presos a otros centros.

Las tormentas torrenciales del fin de semana del Día de los Caídos son el último episodio de inundaciones que han azotado a Texas desde hace exactamente un año y que han causado medio centenar de muertos desde su inicio.

*
Fuente:EFE

Comentarios

comments

Compartir