GATO PRACTICA SURFING EN AUTOS Y SU DUEÑO ASEGURA QUE A LA MASCOTA LE ENCANTA

0
318

 

JESSE DORSETT ESTABA UN POCO CONFUNDIDO CUANDO UN OFICIAL DE POLICÍA LO LLAMÓ LA SEMANA PASADA PREGUNTANDO POR UNO DE SUS GATOS. TIENE TRES: PIXIE, DIXIE Y JINX.

Aparentemente alguien había reportado haber visto a Pixie, una gata pelirroja doméstica de 4 años, encaramada en el capó del Volvo de Dorsett mientras conducía lentamente en el estacionamiento de un Taco Bell. El testigo tomó un video del evento, llamó a la policía y habló con varias cadenas de televisión.

Efectivamente, Pixie estaba en el capó del auto, admitió Dorsett.

El oficial quería saber si el gato estaba herido, dijo Dorsett. Así que el hombre despertó a Pixie en su casa de Rockwood, la puso en su cama y tomó un video mientras miraba a su alrededor y envió el clip al oficial. Pixie luego saltó y volvió a dormir.

Si no hay daños, no hay cargos, dijo el oficial Sam Craven, un portavoz de la policía de Sandy. No hay evidencia de que la mascota haya sido herida o estresada, y no existe una ley en Oregon que prohíba a un gato montar sobre un vehículo en movimiento, aunque hay una para perros, dijo Craven.

Aun así, advirtió: “No creo que sea una buena idea hacerlo, y ciertamente es algo que no podemos recomendar”.

Entonces, en este punto te estarás preguntando: ¿Por qué Pixie estaba en el capó?

Dorsett, de 48 años, dijo que maneja un negocio de asistencia de emergencia en rutas, y que a menudo lleva a los gatos junto con él en las llamadas. A veces, ayudan a calmar a las personas involucradas en accidentes, dijo.

Los gatos comenzaron a viajar en los asientos delanteros y traseros del Volvo, pero finalmente su curiosidad los llevó a salir al capó. A Pixie y Dixie en particular les gusta cazar, dijo, por lo que tienen un punto de vista más alto en el capó para ver qué hay en el suelo.

Dorsett ahora maneja con regularidad a alrededor de 8 kph a lo largo del borde de los estacionamientos, ya que uno de los gatos escanea áreas cubiertas de hierba para roedores y otras presas. Los gatos siempre llevan correa, manteniéndose lo más cerca posible del parabrisas. Si saltan del Volvo, él se detiene. Él o su esposa se bajan del auto y los llevan con la correa, luego le dan un suave tirón cuando es hora de irse, y los gatos se van a casa dentro del Volvo.

El hombre dijo que intentó explicarle esto a una mujer el lunes por la noche, quien le tomó fotos y comenzó a hacer preguntas. Pixie había estado esperando en el capó del auto de Dorsett después de que terminó de cambiar la llanta de un cliente cerca de un Taco Bell a lo largo de la US 26 en Sandy, dijo. En ese momento, dijo Dorsett, su esposa sostenía la correa de Pixie desde el interior del auto.

“Es difícil para mí ver cómo alguien puede interpretar que se lastima a un gato en este escenario, particularmente cuando el gato está atado y disfrutando claramente el viaje”, dijo Dorsett.

Estima que ha hecho lo mismo cientos de veces sin incidentes en los casi cinco años que ha tenido los gatos.

“Soy muy protector con ellos. Sé que parece una locura decirlo cuando tienes gatos en el capó de un automóvil, pero están a salvo”, dijo el dueño. “He visto videos online de personas que tienen sus gatos montados en patinetas, montando en motocicletas, surfeando y otras cosas”, dijo Dorsett. “En el gran panorama, no creo que esto sea tan malo”.

*
Fuente:Periodismo.com

Comentarios

comments

Compartir